9 jun. 2012

Chloe

Un círculo de engaños llevado al límite

La obsesión se apodera de nuestras protagonistas femeninas. Por un lado tenemos a la esposa fiel y atenta, que tras decepcionarse por la tardía llegada de su marido a su fiesta de cumpleaños, comienza a sospechar que tiene una amante cuando descubre en su móvil una foto que hace creer más aún en esa idea.
Por otro lado, la chica que busca el amor y que busca ser amada, pero solo es un objeto sexual al que le pagan por hacer cosas que no le gustan y ser quien nunca ha sido.

El encuentro entre las dos es el declive de una de ellas y la obsesión de la otra.
Amanda Seyfried, hace un trabajo estupendo y la verdad es que cada vez me gusta más está actriz.
Aquí su personaje es de ¨prostituta¨ o algo similar (quizá sea Escort).
Su vida no es alegría, ni felicidad, ni siquiera sinceridad con ella misma o con cualquiera de su alrededor.
Prácticamente vive mentiras y le pagan por ser quien no es, además de follar.
Pero se enamora profundamente y a primera vista de una mujer más adulta, a la que engaña desde un comienzo.

Julianne Moore, por su parte también muy correcta. Aunque totalmente eclipsada por Seyfried.
Su personaje es de la mujer paranoica y desconfiada.
Descubre que su marido ¨le engaña¨ aunque sin las suficientes pruebas para afirmarlo, así que contrata a Chloe (Amanda Seyfried) para que le seduzca y le cuente hasta donde llega.
Mientras Chloe le cuenta ¨lo que sucede¨, está descubre que le pone cachonda saber que su marido se la folla.
Pero comienza a sentirse atraída por Chloe también, y es lo que está quería desde un principio.

La película es un drama aparatoso. La situación se empieza a liar de mala manera y todo por no hablar las cosas con calma.
No es nada ¨fantástico¨. En la vida real ocurre cada segundo, en cientos de parejas. Lo que si ya es más radical, ¡pero ojo! no imposible, es contratar a alguien para seducir a tu marido y saber hasta donde es capaz de llegar.
De thriller tiene poco. Aunque su temática si es obsesión, ya que por un lado la madura es una obsesiva paranoica y por otro lado la jovencita es una paranoica obsesionada.
Seyfried calca un papel espectacular, con su cara de muñeca de porcelana, tan dulce... pero con esos ojos de todo lo contrario, esa mirada de: ¨esté es mi juego y tu mi juguete¨.
 
El pobre Liam Neeson queda reemplazado a un tercer plano y su personaje es el que más afectado se ve, ya que en ningún momento a cometido ningún error.
De todas formas, el gran Neeson... es totalmente eclipsado por dos figuras femeninas excelentes, con actrices de talento y una impresionante, y no por lo joven y bellísima que es.
Julianne Moore siempre me pareció una actriz estupenda, con mejores o peores roles interpretativos, pero siempre correcta.
En cambio Amanda Seyfried, ya la había visto actúar en algunas películas y ha ido de menos a más, superándose así misma en distintos roles.

Está película sea remake o no. Lo desconozco. Me ha parecido muy buena, la tensión sexual es... impactante.
Las confesiones sexuales son... seductoras. Amanda está increíble y sus desnudos son arte contemporánea.
El encuentro lésbico y su posterior roce sexual, es una delicatessen.

 
Y por último... a pesar de que la banda sonora está compuesta por temas musicales de grupos o solistas, tiene un par de temas propios del compositor (me imagino, ya que no es una película independiente para pagar derechos de canciones que compongan la totalidad del film) y son muy buenos, deberían escuchar al menos el tema ¨In My Line of Business¨, es precioso.
Tiene un estilo muy similar a las composiciones que hizo Angelo Badalamenti para el cine de Lynch.

No hay comentarios: